Competencias sociales

Estamos convencidos de la importancia del desarrollo de habilidades de inteligencia emocional para obtener mejores resultados en el puesto de trabajo, incluso en nuestras relaciones personales y familiares.

El término inteligencia emocional aparece en la literatura psicológica americana en el año 1990, y desde 1995, con Daniel Goleman, el concepto se ha difundido por todo el mundo y cada vez son más las empresas invierten en personas emocionalmente competentes.

La inteligencia emocional favorece la comunicación, la confianza y la participación, y se concreta en competencias específicas que pueden desarrollarse con programas de formación y coaching.

Proponemos programas prácticos relacionados con las competencias emocionales o sociales, que adaptamos a medida de las necesidades del cliente: